miércoles, 15 agosto 2018

Lavavajillas Diluido y Concentrado

E-mail

 

Desde hace más de una década los consumidores a la hora de limpiar los platos deben decantarse por un lavavajillas concentrado o por uno diluido. El precio, por litro de los concentrados, es muy superior los medidos en este comparativo cuestan, de media, el triple que sus equivalentes diluidos, pero a cambio, además de los beneficios obvios de acudir a la tienda con una menor asiduidad y ocupar menos espacio en el armario, prometen una eficacia muy superior que supuestamente compensa el sobre costo, pero, ¿es realmente así?


LavaplatosTanto los lavavajillas concentrados como los diluidos son sustancias líquidas que facilitan el desprendimiento de las manchas, especialmente las de grasa. Los extremos hidrófobos (repelen el agua) de los tensioactivos presentes en estos productos se adhieren a la superficie de la suciedad mientras que los hidrófilos (esto es, los que absorben el agua) facilitan su disolución. Con la ayuda del frotado se pone en suspensión la grasa que posteriormente se eliminará con el aclarado. Un buen lavavajillas acaba fácilmente con la grasa, no debe resecar las manos y su espuma ha de ser duradera.


Eficacia en el lavado Un análisis visual de los siete lavavajillas analizados indica que son líquidos limpios, perfumados, sin grumos, precipitaciones ni cuerpos extraños. Son de color verde, salvo Mistol diluido que es naranja oscuro y Froggy que es amarillo. Para evaluar su eficacia, se llevó a cabo un lavado semiautomático a 50º C de platos sucios que simula el lavado a mano agitando el detergente para crear espuma. Se ensució cada plato con la misma cantidad de una mancha patrón compuesto por grasas, proteínas e hidratos de carbono y posteriormente se limpió con una dosis de 0,4g/l en los concentrados y de 0,8 g/l en los diluidos. La eficacia se midió comprobando cuántos platos fueron capaces de limpiar antes de que desapareciera la espuma. La prueba se repitió dos veces.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos