jueves, 19 abril 2018

Historia del Lavaplatos

E-mail

 

Josephine Cochrane, esposa de un político de Illinois, en la década de mil ochocientos ochenta, dijo, si nadie inventa una máquina lavadora de platos, la inventaré yo misma. En un cobertizo cercano a su casa, en la ciudad de Shelbyville, en el estado norteamericano de Illinois, Josephine Cochrane, después de tomar las correspondientes medidas, mandó hacer compartimentos individuales de tela metálica para platos de diversas medidas y para las diversas piezas de la cristalería. Estos compartimentos se ajustaban alrededor de la circunferencia de una rueda montada en una gran caldera de cobre. Al accionar un motor esta rueda, salía agua jabonosa caliente del fondo de la caldera y llovía sobre la vajilla. El diseño era tosco pero efectivo, y ésta fue la impresión que causó en el círculo de amigos de Josephine, que dieron al invento el nombre de lavaplatos Cochrane, y encargaron máquinas similares para sus cocinas.


LavaplatosAl poco tiempo, Josephine Cochrane recibía pedidos de hoteles y restaurantes de Illinois, cuyo volumen de platos y copas por lavar, y la rotura de muchos de ellos, era un problema persistente y costoso. Al comprender que había logrado un invento más que oportuno, la señora Cochrane patentó su máquina en diciembre del año 1886, y su lavaplatos consiguió el primer galardón en la Exposición Mundial de Chicago del año 1893, porque era “la mejor construcción mecánica, por su duración y su adaptación a su línea de trabajo”.


 En el año 1914, la empresa que ella había fundado presentó una máquina más pequeña, destinada al hogar medio americano. Pero el ama de casa norteamericana no se dejó impresionar por ese dispositivo que tanto trabajo ahorraba. En el año 1914, en muchos hogares se carecía de la cantidad de agua hirviendo que requería entonces un lavaplatos. Además, en muchos lugares del país el agua era “dura”, puesto que contenía minerales disueltos que impedían al jabón disolverse tal como requería el buen lavado de los platos.


En el año 1915, después de la cena, lavar la bajilla ésa era una actividad relajante al final de un día, en el que no habían faltado otros trabajos de gran dureza. El mercado casero de lavaplatos no rendiría beneficios tangibles hasta principios de la década de 1950, cuando la prosperidad de la posguerra infundió en el ama de casa mayores deseos de disponer de más tiempo de ocio, atender a su propio cuidado físico y adquirir una mayor independencia respecto a su marido y sus hijos.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos